Home » Noticia Internacional, Noticia País, Responsabilidad Social » Chile se suma a la corriente de los autos eléctricos
El mundo ya les puso fecha de deceso a los autos a combustión. Entre 2025 y 2040, los vehículos eléctricos serán los únicos modelos que se venderán en países como China, Francia, Holanda y Alemania. Chile mira la tendencia. Hoy, sólo 179 autos eléctricos recorren las calles a nivel nacional, pero se proyecta que la cifra suba a cinco millones en 2050.

.

.

El mundo está viviendo una verdadera revolución eléctrica. Para contribuir al cambio climático y terminar con los altos grados de contaminación, las grandes ciudades del mundo están impulsando la llamada electromovilidad.

La señal más potente vino desde China. El gigante asiático anunció que eliminará la producción y venta de vehículos de combustión interna. Si bien la medida aún no tiene un calendario establecido, la decisión es relevante, porque China es el mercado automotor más grande del mundo.

Pero China no está sola. Francia también quiere prohibir la venta de autos a diésel y gasolina a partir del año 2040. Y Holanda y Alemania pretenden hacer lo mismo hacia 2025 y 2030.

Con esto, el auto eléctrico se está transformando en una realidad y las proyecciones ya hablan de pasar de un universo de dos millones de autos eléctricos e híbridos a nivel mundial, al cierre de 2016, hacia un número que supere los 20 millones al 2020.

Tras la corriente

Las marcas también están mirando hacia el mundo eléctrico. Volvo, por ejemplo, decidió introducir un motor eléctrico en todos los modelos que se fabriquen desde el año 2019 hacia adelante.

En Volvo Cars Chile esperan que durante la próxima década se consolide la electrificación en la industria a nivel mundial. Marcelo Haristoy, gerente general de la firma, explica que “la mayoría de los fabricantes están orientando sus estrategias para presentar sus primeros modelos completamente eléctricos para esa fecha y, desde ahí, masificar la tecnología para los consumidores”.

“Hay bastante consenso de que el tema irá para allá”, comenta el gerente general de Citroën Chile, Rodrigo Hernando.

Por eso, Chile no quiere quedarse atrás. Anualmente, en el país se comercializan más de 300 mil vehículos livianos. De estos, un bajo porcentaje son eléctricos o híbridos enchufables.

Sven Jacob, gerente de Planificación Comercial de Hyundai, recalca que el mayor salto se dio entre 2016 y 2017. “En los primeros ocho meses del año pasado se vendieron 18 unidades; en igual periodo de 2017, la cifra llegó a 80. Es un salto de 344%”, dice.

Así, el parque de vehículos de estas características acumula 179 unidades desde 2012 a agosto de este año, de acuerdo con las últimas cifras de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac). Pero las proyecciones del Ministerio de Energía apuntan a que alcancen el año 2050 el 40% del parque de automóviles, es decir, “más de cinco millones de vehículos”, destaca su titular, Andrés Rebolledo.

Mayor desembarque

El incremento de los autos eléctricos a nivel nacional fue gracias al mayor desembarque de unidades que hizo Nissan a inicios de este año, al entregar una flota de 25 ejemplares del modelo Leaf a la eléctrica Enel, firma que está impulsando la comercialización de estos vehículos en sus trabajadores, ofreciendo facilidades de pago. Con esta flota, la automotora superó el total de las ventas del año pasado.

De hecho, la firma desde 2012 a 2016 ha vendido en el país 50 autos eléctricos de pasajeros, de los cuales 24 se comercializaron el año pasado, explica Felipe Clavel, gerente de Desarrollo de Negocios de Nissan Chile. Agrega que, en general, las ventas se han triplicado en lo que va de 2017, “lo que refleja una importante tendencia al alza”.

Hyundai también aportó al alza, al colocar a junio 19 ejemplares de su nuevo modelo Ioniq eléctrico lanzado en enero pasado, el que también tiene una versión híbrida que se conoció el 2016. La meta de la marca es lanzar más de 22 modelos hasta el año 2020. “Hyundai, con su proyecto Ioniq, tiene como objetivo ser un actor relevante en estos segmentos”, dice Sven Jacob.

.

Pero el primero en traer una gama completa de autos eléctricos al país fue Renault, con el modelo hatchback Zoe, el sedán familiar Fluence Z.E, y el furgón comercial Kangoo ZE. Y es en este modelo donde la compañía quiere seguir innovando, indica Nicolás García, gerente de Renault Chile. “Estamos trabajando con la fábrica para poder homologar un furgón comercial Kangoo ZE con más autonomía de 240 km”, indica.

Alto costo

El costo es el principal factor que limita la masificación de autos eléctricos. Juan Oehninger, único chileno que tiene un Tesla modelo S P85 -único también en Latinoamérica-, cuenta que en 2014 trajo el auto desde Estados Unidos. Pese a no querer entregar cifras, señala que “el modelo S de Tesla tiene un valor que va desde los US$ 67.000 a los US$ 160 mil. Es equivalente a un Mercedes o BMW de lujo”, dice.

Sin embargo, el empresario canceló el valor del vehículo más el costo adicional por personalización (desde la pintura hasta los asientos), la internación, la patente y, además, el sistema de carga, que debe ser instalado, ya que es tecnología propietaria de Tesla.

En el mercado, por ejemplo, el Nissan Leaf y el Hyundai Ioniq tienen un valor comercial que llega a unos $ 24 millones aproximadamente. En tanto, el BMW I3 hatchback se comercializa desde los $ 37 millones.

Para abrir el mercado, Renault bajó en más de 50% el precios del sedán Fluence ZE, de $ 25.990.000 a $ 12.600.000, “estrategia que ha tenido una buena aceptación en nuestros clientes”, comenta Nicolás García.

Estos valores son reconocidos por la autoridad, por eso existe una mesa de trabajo con la Anac enfocada en la búsqueda de incentivos para reducir sus costos, cuentan en la industria.

Si bien en el mercado están apostando a la creación de subsidios por parte del Estado, dado el beneficio descontaminante que tiene el ve- hículo, Marcelo Mena, ministro del Medio Ambiente, apunta hacia otro tipo de incentivos: el no pago de impuestos verdes ni restricción vehicular. Además, la autoridad está apostando a que el propio mercado rebaje los valores, siguiendo el modelo de las energías renovables no convencionales, dice Mena.

Según Andrés Rebolledo, “los estudios indican que el año 2030 tendremos paridad de precios entre los autos eléctricos y convencionales, y es por eso que debemos prepararnos para este cambio tecnológico”.

En el mercado ya se habla del impacto de las apuestas de países como China en la baja a futuro de las baterías que usa un auto eléctrico, producto de la mayor demanda.

En Chile eso se sabe. Por eso, la Corfo e InvestChile están impulsando el desarrollo de la industria del litio, convocando a un proceso que busca darle valor agregado a la industria. En este llamado ya se conoció el interés de la chilena Molymet para desarrollar componentes para baterías de litio en el futuro, lo cual ratifica el interés por el tema. También están las intenciones de inversionistas chinos que plantean instalar una fábrica de autos eléctricos en el país. A fines de agosto, una comitiva china formada por Baic Group -firma que es parte de las 15 mayores compañías automotrices del mundo y una de las líderes en fabricación de vehículos eléctricos de China- y JLD New Energy Technology, China Commodities and Technology Co., y World Capital Corporation, estuvieron en Chile.

Las electrolineras

Pero el costo no es la única barrera. La autonomía también es un factor a analizar. En promedio, los modelos que llegan a Chile tienen una autonomía que va desde los 150 kilómetros hasta los 280 km.

“Existe una barrera psicológica, ya que algunas personas creen que sus autos necesitan una alta autonomía en el día a día. Sin embargo, los estudios realizados indican que las personas en las ciudades no se trasladan más de 50 kilómetros por día en promedio, por ende, la autonomía de 250 kilómetros que posee Nissan Leaf, por ejemplo, es más que suficiente”, explica Clavel.

La mayor desventaja mencionada por la industria es la falta de lugares de carga. Hoy existen 12 puntos de las llamadas electrolineras y sólo una está en Viña del Mar. Realidad alejada a la mundial, dice Nicolás García, de Renault Chile, quien detalla que en 2016 ya existían más de 60.000 puntos de recarga disponibles para el público en Europa y 200 estaciones de carga rápida cada 80 kilómetros a lo largo de las autopistas de Francia.

“Una vez que lleguemos a ese nivel, podemos empezar a ver un volumen mayor de estos automóviles en las calles”, recalca García.

Enel Distribución ya trabaja en un plan de expansión y proyecta abrir próximamente la primera electrolinera en la VIII Región. Además, en el mediano plazo, esperan cubrir las rutas de La Serena-Santiago, Santiago-Viña y Santiago-Concepción, “de manera que los autos tengan opciones de carga en el camino para trayectos más largos”, señala Simone Tripepi, gerente de Mercado de Enel Distribución,

En la práctica, indican en la eléctrica, en Chile existen dos tipos de cargas: las rápidas, que demoran cerca de 30 minutos para un 80% de carga, y medias, que tardan entre una a dos horas y medias en obtener la energía necesaria para mover los autos. También existen cargadores públicos, que por ahora son gratuitos, y privados, que tienen una tarifa establecida.

“Para un vehículo con una batería de 30 kWh (estándar de autos que circulan en Santiago), con capacidad de recorrer aproximadamente 200 km, el costo de carga es de $ 3.600, lo que implica un costo de $ 18/km”, cuenta Simone Tripepi (ver infografía). Las cifras se contrastan con los $ 16.500 por el mismo trayecto que requiere un auto convencional, en promedio.

Nuevos Lanzamientos

En Chile ya hay nuevos lanzamientos eléctricos. En septiembre, explica Rodrigo Hernando, Citröen inició su incursión y ofreció la Berlingo Eléctrica, furgón con un motor de 30 kWh que tendrá una autonomía de 177 kilómetros y que requerirá de una carga completa de ocho horas, y una rápida de media hora para alcanzar su plena capacidad.

Volvo también espera desarrollar cinco modelos totalmente eléctricos entre 2019 y 2021, “los que serán complementados por una gama de vehículos Plug in Hybrid a gasolina y diésel, más una variante híbrida liviana de 48 voltios”, cuenta Marcelo Haristoy.

Federico Rocca, gerente general Peugeot Chile, marca que trajo al mercado nacional motores bajo la norma Euro 6, señala que el compromiso del grupo PSA, que incorpora a las francesas Citröen y Peugeot, es diversificar la oferta con motores híbridos enchufables y motores eléctricos a futuro. “El grupo también se ha comprometido en ofrecer a sus clientes el 80% de los modelos electrificados para el año 2023”, dice.

.

.

Fuente: La Tercera
www.chiledesarrollosustentable.cl
Diseño Web Chile