Home » Noticia Destacada, Noticia País » Pese a rechazo del municipio, Gobierno respalda construcción de Mall Plaza Barón
En un oficio ingresado al Sistema de Evaluación Ambiental, el Seremi de Vivienda y Urbanismo de la V Región dió su apoyo a las modificaciones que Mall Plaza realizó al proyecto original. Esto, en contradicción con las críticas planteadas por el alcalde Sharp.

.

.

En un oficio ingresado al Sistema de Evaluación Ambiental, el Seremi de Vivienda y Urbanismo de la V Región dió su apoyo a las modificaciones que Mall Plaza realizó al proyecto original. Esto, en contradicción con las críticas planteadas por el alcalde Sharp.

Es uno de los proyectos que ha generado más resistencia en Valparaíso. Y es que desde que en 2006, la Empresa Portuaria de Valparaíso adjudicara la concesión por 30 años del muelle Barón al grupo Plaza, el proyecto para desarrollar un mall en esos terrenos ha sido cuestionado, siendo hoy uno de los principales detractores de la iniciativa el propio alcalde de esa comuna, Jorge Sharp. Sin embargo, pese al tajante rechazo del municipio de levantar un centro comercial en ese paño, el Gobierno respalda la iniciativa y las modificaciones que se han realizado al proyecto original.

Así quedó de manifiesto, luego que el Seremi de Vivienda y Urbanismo de la Región de Valparaíso, Rodrigo Uribe, le diera su respaldo al proyecto en un oficio ingresado al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA); esa dependencia es una de las que debió analizar las modificaciones que Mall Plaza realizó al desarrollo original con el fin de reducir los impactos sobre la Bodega Simón Bolívar, declarada inmueble de conservación histórica.

Según el documento, la Secretaría Regional Ministerial señala que, estando en conocimiento de los principios y argumentos que fundamentaron la denominación de inmueble de conservación histórica (ICH), y los antecedentes proporcionados por la empresa respecto a los ajustes al proyecto, que reduce la intervención original generada sobre la Bodega Simón Bolívar, “no altera el objeto de protección por el cual fue declarado ICH”.

En este sentido, argumenta que “tanto los marcos triarticulados ejecutados en hormigón armado, como la parte superior que cuenta con tragaluz y el volumen general que se incorpora a la línea de la franja de bordemar, no se modifican”. Y agrega que “su espacialidad de triple altura, su condición de planta libre y gran amplitud tampoco se ven afectadas” y que “al eliminarse parte de los volúmenes generados en la propuesta original, la fachada del inmueble de conservación histórica aparece expuesta al resto de la ciudad”.

.

Por otra parte, el Seremi de Vivienda y Urbanismo destaca que la nueva propuesta de Mall Plaza “mantiene los valores antes descritos, mediante reparaciones estructurales y adaptaciones funcionales que incluyen apertura y armonización de vanos en fachadas y cubiertas”. Igualmente, resalta que “la intervención busca mejorar las vistas, iluminación y los traspasos transversales por su interior”.

Sostiene, sin embargo, que el impacto ambiental del proyecto en la zona, y en la Bodega Simón Bolívar, no sólo puede asociarse “a la expresión volumétrica del edificio propiamente tal, sino que también a las acciones y obras físicas que se desarrollarán para concretar el proyecto inmobiliario”.

Una visión opuesta es la que tiene la Municipalidad de Valparaíso. En un oficio firmado por el alcalde Jorge Sharp, la alcaldía es tajante en señalar que las obras a ejecutar afectan considerablemente la Bodega Simón Bolívar. “La actual modificación al proyecto en referencia continúa, mantiene una caracterización errónea del ICH Bodega Simón Bolívar ya que se perpetúa la ruptura del paisaje urbano de Valparaíso, puesto que sepulta la magnífica reproducción que la bodega hace de la forma del anfiteatro (…) y que es posible apreciar desde muchos puntos de la ciudad”.

Asimismo, dice que la eliminación de un nivel de estacionamientos subterráneos “no hace más que afectar una zona mayor, pues únicamente traslada ese segundo subsuelo a una zona de subsuelo no intervenida en el proyecto original, el que contiene sondajes de vestigios arqueológicos, provocando un nuevo foco de afectación del cual no presenta suficiente información”.

En ese sentido, dice que el proyecto debe someterse al Sistema de Impacto Ambiental a través de un estudio que permita evaluar en profundidad los impactos al proyecto. Y es que la municipalidad estima que los antecedentes aportados por el titular son incompletos e insuficientes para arribar a una decisión de consulta de pertinencia.

.

.

Fuente:Pulso
www.chiledesarrollosustentable.cl
Diseño Web Chile